Mittwoch, 02 Dezember 2020

tu escuela de espanol identidad logo bueno

El hombre del bar

Hace sol. La gente en la calle parece contenta...
Laura está tomando café en un bar del barri gótic de Barcelona.
Está sentada cerca de una ventana y mira hacia la calle para ver pasar a la gente.
Un hombre de unos cuarenta años con una chaqueta negra entra en el bar. Mira a su alrededor. Parece que busca a alguien. Al final se acerca a Laura.


—¡Bonito día! —le dice.
—Sí, muy bonito —contesta Laura.
—Me gusta cuando hace sol. ¿A ti también?
—Sí, mucho —contesta Laura un poco sorprendida.
Ella no conoce a ese hombre que le habla así. «¡Qué hombre tan raro!», piensa.
—Mira, te voy a explicar algo. El tiempo es muy importante. Y hoy hace sol. Los días de sol son buenos pero los días sin sol son un poco tristes. Cuando llueve, malo... Por favor —llama al camarero—, una cerveza...
—Enseguida —contesta éste.
—... los peores son los días de lluvia y viento... —continúa el hombre de la chaqueta negra—. Todo fue en un día de lluvia y viento...
—Veo que sabes muchas cosas del tiempo —dice Laura con humor—. Le divierte ese hombre. Le parece muy simpático.
—La verdad es que no me interesa tanto el tiempo —contesta éste—. ¿Conoces esta canción?: «Tengo que hablarte de unas perlas ensangrentadas...» —empieza a cantar bajito.
El camarero trae la cerveza. El hombre deja en la mesa su pequeña cartera de mano y empieza a beber. Laura mira a su alrededor. Una chica de pelo oscuro y ojos negros la está mirando. «¡Qué chica tan guapa!», piensa Laura. Ella, en cambio, no es guapa ni fea, ni alta ni baja, pero tiene unos ojos grises siempre alegres y el pelo claro, muy bonito.
El hombre de la chaqueta negra saca un paquete de cigarrillos del bolsillo.
—¿Fumas? —pregunta a Laura.
—No, gracias.
Enciende su cigarrillo y enseguida llama al camarero. Laura mira las manos del hombre. «¡Qué nervioso está!», piensa ella.
—¿Cuánto es? —pregunta—. Todo junto, pago yo.
—Bueno —contesta Laura—, gracias, pero...
El hombre paga. Después sonríe y se va. «¡Qué persona tan rara!», piensa Laura. Pero ya debe irse. Coge su bolso y pregunta al camarero.
—¿Dónde están los servicios, por favor?
—Al final del pasillo hay una escalera. Abajo, a la derecha, están los servicios.
Cuando se levanta, la chica ve una cartera de mano al lado del vaso de cerveza. «Ése se ha dejado la cartera», piensa. La coge y sale a la calle. Mira a un lado y a otro, pero no ve al hombre.
Laura no sabe qué hacer con la cartera. De momento la mete en su bolso y entra de nuevo en el bar para ir a los servicios.
Cuando sale de los servicios ve a dos hombres allí parados. Parecen esperar a alguien. Uno es alto y delgado y lleva gafas oscuras. El otro es bajito y lleva bigote. Laura va a subir, pero en ese momento el hombre de las gafas oscuras la coge del brazo.
—¿Adónde vas tan deprisa? —pregunta con voz antipática.
—Donde quiero —contesta Laura de mal humor.
De repente, Laura se da cuenta de que el hombre tiene una navajaen la mano. El otro, el bajito, ha sacado una pistola del bolsillo. Al mismo tiempo mira hacia la escaleras.
—¡Silencio! ¡Si gritas, te mato! —dice el hombre delgado.
Mientras habla mueve la navaja delante de Laura. Ella está muy asustada. Quiere gritar pero no puede.
—Entra aquí, con nosotros —le dice el hombre bajito del bigote.
Éste abre la puerta de los servicios de hombres y entre los dos la llevan hacia allí. En ese momento todos oyen la voz de una chica detrás.


—¡Ah!, ¿estás aquí? Ven, te estamos esperando.
Los dos hombres dejan a Laura y miran a otro lado. Entonces Laura ve a la chica de ojos negros y pelo oscuro que la miraba en el bar. La chica coge a Laura por el brazo y la lleva hacia la escalera. Suben rápidamente y salen del bar sin mirar atrás. En la calle corren y corren hasta que por fin se paran. Se miran. Laura todavía no entiende nada. No sabe si reír o llorar.
La otra chica la mira divertida.
—Mujer, no pongas esa cara... —le dice.
Laura está pálida. Casi no puede hablar.
—¡Qué miedo! —dice por fin.
—Me llamo Ana. Y tú, ¿cómo te llamas? —pregunta la chica de los ojos negros.
—Laura.
—Vamos a tomar un café. Te vas a sentir mejor.
—Pero no en ese bar, ¿eh?
—¡Claro que no! Vamos al Café de la Ópera, si quieres.
Laura mira a su alrededor. Sólo ahora se da cuenta de donde están: en las Ramblas, cerca del Liceo.

II

Sentada en una mesa cerca de la puerta del Café de la Ópera, Laura se siente mejor.
—¡Qué miedo he pasado! —dice—, muchas gracias.
—De nada, mujer. Ha sido todo tan rápido...
—¿Por qué pasan estas cosas?
—La vida es muy extraña —contesta Ana—. Vamos a pedir algo. No vamos a pensar más en esto, ¿vale?
Mientras esperan al camarero, empiezan a charlar.
—Dime, Laura. Tú eres de Barcelona, ¿verdad?
—Sí. Y tú, Ana, ¿de dónde eres?
—Soy de León , pero he vivido en muchos sitios. ¿Y tú, qué haces?
—Trabajo en un gran hospital, cerca de Barcelona.
—¿Y tú qué haces en Barcelona, Ana? —dice Laura.
—Nada, estoy sin trabajo. Viajo.
—¿Te gusta Barcelona?
—Sí, me gustan la Ramblas y el puerto. Bueno, la verdad es que no conozco otros sitios.
Una gitana entra en el bar y se acerca a ellas.
Dame algo, bonita.
Laura coge dinero del bolso para la gitana.
—Tenga —le dice. Pero la gitana no coge el dinero. La mira con interés.
—Déjame ver tus manos... No me gusta esto... tienes que tener mucho cuidado.
Laura escucha a la mujer, que de pronto se ha puesto muy seria.
Un camarero se acerca a al gitana.
—Por favor, aquí no se puede pedir —le dice.
Pero la mujer no lo escucha.
—Toma, hija. Esto es para ti —saca una pequeña cruz del bolsillo—. Esto te va a proteger.
—¿Protegerme? ¿De qué? —pregunta Laura.
El camarero coge a la mujer por el brazo.
—Ya voy, ya voy... —le dice la mujer—. Veo un peligro, hija —le dice todavía a Laura mientras el camarero la lleva hacia la puerta...
La gitana sale del bar. Habla sola. Ana la mira a ella y luego a Laura. Se ha puesto pálida.
—¡Qué mujer tan extraña! —dice Laura—. Además, después de esos hombres...
—¡Oh!, olvida eso, ya ha pasado todo —dice Ana.
—Sí, es verdad. ¿Nos vamos?
En la calle, las chicas se dicen adiós.

III

Laura sube por la Ramblas y busca un teléfono. Marca un número y oye una voz: «Soy el contestador automático de Enric. Si quieres, puedes dejar un mensaje».
—«Enric, soy yo, Laura. ¿Dónde estás? Tengo que hablar contigo. Un beso».
Laura no consigue sentirse tranquila. Sin saber por qué, mira hacia atrás. Le parece ver a alguien conocido. Es un hombre alto con gafas oscuras... ¡El hombre de la navaja! Se pone nerviosa y empieza a andar muy rápido. Cruza la calle y se para delante de una tienda. Mira otra vez hacia atrás pero ahora no ve a nadie. ¿Se ha equivocado? ¿No era aquel hombre? ¿Ha soñado?
Asustada todavía, Laura busca otro teléfono y vuelve a llamar a Enric. Todavía no ha vuelto a casa.
—«¡Ay, madre mía!» —Laura ve otra vez al hombre alto y de gafas oscuras. ¡Y a su lado está el bajito de la pistola! La siguen, ya está segura. Tiene miedo, mucho miedo. Quiere correr. No, es mejor coger un taxi... ¿o no? No hace más que preguntarse: «¿Por qué me siguen? ¿Qué pasa?»
De repente grita: una mano la ha cogido del brazo.

IV

Ana, la chica de los ojos negros, está allí y le sonríe.
—¡Eh, Laura! Soy yo, Ana. ¿Te he asustado?
—Sí, es verdad. Me has asustado. Pero ¡qué contenta estoy de verte!
—¿Qué te pasa?
—¡Ana! —Laura contesta bajito—. Me siguen.
—¿Qué?
—Que me siguen.
—¿Quién?
—Los dos hombres de antes. 
—¡Los dos hombres del bar! Pero, ¿por qué?
—No lo sé, Ana, no lo sé. Pero tengo que saberlo.
Ahora que está con Ana, Laura se siente más segura.
—Oye, Laura, ¿seguro que no conoces a esos hombres?
—No, es la primera vez que los veo...
—Mmmm —dice Ana.
—¡Mira! —Laura coge a Ana del brazo—. ¡Allí están!
Ana mira hacia atrás y ve a los dos hombres.
—Es verdad —dice Ana, preocupada.
—Sí...
—Explícame, Laura. ¿Qué pasa?
—No lo sé. Esta mañana he ido a tomar un café a un bar. Un hombre ha entrado y ha hablado un poco conmigo. Un hombre simpático, quizás un poco raro. Luego me ha pagado el café y se ha ido...
Laura se lleva las manos a la cabeza.
—¡La cartera! ¿Cómo no me he acordado hasta ahora?
—¿Qué cartera? —pregunta Ana.
—La cartera del hombre del bar, del hombre que me habló, una cartera de mano. La tengo en el bolso.
—¿Una cartera?
—Sí, el hombre se olvidó de su cartera. Yo la cogí para dársela, pero pasó todo aquello y...
—Ya sé... «Ésos» buscan la cartera.
—Sí, seguro.
Laura se queda un momento en silencio.
—Oye, ¿sabes dónde está la catedral?
—No.
—Ya... Mira, coges la primera calle a la derecha. Al final de ella hay dos calles. Coges la calle de la izquierda y llegas a una plaza grande. Allí está la catedral.
—A ver, la primera a la derecha y al final cojo la calle de la izquierda. Así que está cerca.
—Bien, empieza a andar despacio y espérame dentro de la catedral. Yo voy a intentar perder a esos dos de vista. Luego te veo allí y miramos la cartera. ¿De acuerdo?
—Sí, claro que sí —contesta Ana.

V

La catedral está bastante oscura. Llega Laura, cansada pero sola por fin. Busca a Ana entre la gente que está visitando la catedral. La encuentra delante de una Virgen.
—He estado muy pocas veces en una iglesia. ¡Mira qué vírgenes tan bonitas! —dice Ana—. Y aquella de allí... ¿la ves? Parece que me está mirando.
—Sí, Ana, pero a mí no me gustan las iglesias...
—A mí tampoco, pero esa mujer, la Virgen...
—Mira, Ana. Creo que ahora no me han seguido. Vamos a sentarnos.
Laura saca la cartera de su bolso. Dentro hay varias cosas: unas llaves, una foto, un trozo de papel... Hay poca luz y no pueden ver bien la foto ni leer el papel.
Ana enciende una cerilla. Miran la foto. En ella hay tres hombres y una mujer. Laura cree reconocer al hombre del bar, el hombre de la chaqueta negra. En el papel hay algo escrito. Laura empieza a leer.
—Las murallas son las paredes de mi casa. La casa es la mitad de mi tesoro. XX...y 2. Las perlas también. ¡Las perlas!... Ese hombre me ha hablado de unas perlas...

—¿Y esto, qué es? —pregunta Ana, que ve un dibujo en el papel—. Aquí hay un bar en una playa.
—¿Perlas? —pregunta Ana.
—Sí, perlas ensangrentadas... ¿Sabes Ana? Creo que este papel es un mensaje.
—¿Y esto, qué es? —pregunta Ana, que ve un pequeño dibujo en el papel—. Aquí hay un bar en una playa. ¡Huy! ¡Mi dedo!
Ana apaga la cerilla y se levanta.
—Vamos fuera. Allí hay más luz.
Salen de la catedral y se sientan en un banco.
—Bueno, vamos a ver —dice Laura—. Un bar en la playa...
—Hay olas en el mar.
—¡Ya lo tengo! ¡Ana, me parece que lo he entendido!
Bar, cielo, ola.
—¿Y...?
—En catalán bar es «bar», cielo es «cel» y ola es «ona». Esto es: Bar-cel-ona = Barcelona. Y las murallas, las murallas de Barcelona, en la calle Portaferrisa. Hay un tesoro en la calle Portaferrisa, unas perlas, quizás...
—¿Tú crees, Laura?
—No sé, pero podemos ir allí. A lo mejor encontramos algo... está cerca.
—De acuerdo, vamos entonces.

VI

La calle Portaferrisa es una calle que va desde la catedral hasta las Ramblas. No es muy larga y está llena de tiendas: ropa, zapatos... Las dos chicas andan despacio entre la gente. Miran a su alrededor. Esperan encontrar algo, pero ¿qué? Ellas no lo saben. Cuando llegan a las Ramblas no han visto nada especial.
—¿Has visto algo? —pregunta Laura.
—No, nada. Es que no sé qué estamos buscando.
—Yo tampoco.
—Laura, ¿y la muralla? Yo no he visto ninguna muralla...
—¡Oh!, hace mucho tiempo que no está en pie. Aquí está explicado, escrito en la pared de esta casa.
—Vamos a ver. Mira, Laura, ¡qué bonito! Aquí pone que eran las segundas murallas.
—¡Claro! Las segundas murallas. Pero ya está. ¡Ana, hay otras murallas, las primeras murallas de la ciudad! Están en la calle Banys Nous. Y la muralla pasa por algunas casas de esa calle.
—¿De verdad? ¡Es maravilloso!
—Sí. Vamos allí.
—Vamos, Laura.
Las dos chicas llegan rápidamente a la calle Banys Nous.
—¡Qué calle tan bonita! —dice Ana—. Me gusta, es tan estrecha...
La calle Banys Nous y la calle de la Palla son dos callecitas que se encuentran casi en el centro del barri gótic. En la calle de la Palla hay una pequeña y moderna plaza con trozos de la primera muralla de Barcelona. Laura se ha parado delante de un viejo bar llamado «El Portalón».
—¿Sabes? —dice Laura—, he venido aquí muchas veces.
—¡Qué sitio tan interesante! —dice Ana—. Mira, Laura. Aquí, al lado, está el número veinte.
—¿El veinte?
—Sí, ¿te acuerdas? El mensaje hablaba de dos «X». Dos «X» son veinte.
—Sí, tienes razón, Ana, «XX y dos...».
—Veinte o veintidós... quizá en uno de estos edificios...
—Seguro que dentro hay trozos de la muralla de Barcelona. Pero ¿en qué número? ¿En el veinte o en el veintidós?
—O en el cuarenta y cuatro —dice Ana.
—No, en el cuarenta y cuatro no puede ser. La calle no tiene ese número. Acaba aquí.
—Tengo una idea —dice Ana—. Vamos a probar las llaves de la cartera. Si alguna de ellas abre la puerta del veinte, podemos subir al segundo piso —número dos— y llamar.
—¿Y si hay alguien? —pregunta Laura.
—Salimos rápido. Tenemos que dejar la puerta de la calle abierta, claro.
—¿Sabes? Tengo miedo.
—Yo también.
Las chicas se han quedado paradas, sin hablar por un momento.
—¿Qué hacemos entonces? —pregunta por fin Laura.
—Dame las llaves —dice Ana—. Si encontramos al hombre que habló contigo en el bar, le damos la cartera y ya está. Te ha parecido simpático, ¿verdad?
—Sí. Pero era un poco raro...
Laura se queda pensando pero por fin se decide.
—Bueno, vamos. Tengo que saber por qué me siguen. Ana coge una llave grande y con ella intenta abrir la puerta del número 20. ¡La puerta se abre! Laura tiene miedo pero sigue a Ana que sube la escalera. Cuando llegan al segundo piso se paran delante de una puerta. Laura mira a Ana. ¿Qué hacer ahora?
—Voy a llamar —dice Ana.
Llamar. Esperan un momento pero nadie abre.
—Eh, Laura. ¡La puerta está abierta!
—¿Abierta?
Las dos chicas están nerviosas.
—Bueno, vamos a ver... —dice Laura.
Abren la puerta y entran despacio en la casa.
—¿Hay alguien? —pregunta Laura.
Nadie contesta. Hay poca luz. A la izquierda hay una puerta. Es el baño. Hay un pasillo corto a la derecha y al final una puerta abierta. Por aquella puerta entra luz.
—Vamos —dice Laura.
De repente oyen un ruido suave por el pasillo. Laura casi grita. Algo pasa delante de ellas. Es un pajarito que está libre. Laura coge la mano de Ana.
—Esto no me gusta...
—Vamos a ver un poco más —dice Ana en voz baja.
La luz entra por una ventana que da a la calle. Por un momento la luz no las deja ver. Parece un cuarto de estar pero allí no hay muebles, sólo una silla y al lado de la silla... hay algo... un hombre en el suelo.
—¡Oh! ¡Dios mío! —grita Ana.
—¡Es el hombre del bar...! Está muerto —dice Laura—, al lado de la cabeza hay sangre.
—Vámonos de aquí. Corre.
Todavía no han terminado de hablar cuando oyen un ruido detrás de ellas. Miran hacia el pasillo. Una mujer muy vieja entra en la habitación.
—Perdonen... la puerta estaba abierta.
La viejecita se para en medio de la habitación. Laura y Ana se miran con sorpresa.
—Pasan cosas muy extrañas en esta casa. Esta mañana... —continúa la vieja— aquel hombre... cosas muy raras... ¿Quién es ése? —dice cuando, de repente, ve al hombre en el suelo.
—Está muerto —contesta Laura.
—Ya lo decía yo... ya lo decía yo... Aquí pasa algo malo. Ya lo decía yo.
—Tenemos que llamar a la policía —dice Laura, que se siente un poco más segura con la vieja allí—. Me pregunto si hay un teléfono aquí.
—Voy a mirar —dice Ana.
Hay una habitación a la derecha y otra a la izquierda. Ana entra en la habitación de la derecha. Ve una cama y en el suelo un teléfono. Laura va a la habitación de la izquierda. Allí no hay nada. Sólo un armario y una jaula con la puerta abierta.
Cuando Laura entra en la habitación del teléfono, Ana está mirando debajo de la cama.
—Laura, mira... Aquí he encontrado unas cosas: dos paquetes de cigarrillos y fotos. Ven, vamos a mirarlas. ¡Huy! ¡Qué oscuras! En ésa hay varios hombres y parece que una chica rubia...
Laura no escucha. Sólo piensa en llamar a la policía. Con el teléfono en la mano se vuelve hacia Ana.

—Pasan cosas extrañas en esta casa. Esta mañana... aquel hombre... cosas muy raras... ¿Quién es ése?
—Gracias por estar aquí conmigo —le dice.
Ana le sonríe.
—Comisaría de policía. ¿Diga? —contesta alguien al otro lado del teléfono.
—¿Puedo hablar con el inspector Ibáñez, por favor?
—¿De parte de quién?
—De Laura.
—Un momento, por favor.
Poco después Laura oye la voz del inspector Ibáñez.
—¿Laura?
—Hola, inspector. Soy yo.
—¿Qué tal, Laura? ¿Cómo estás?
Laura y el inspector Ibáñez se conocen desde hace algún tiempo. Él ayudó a Laura en una ocasión. La chica sabe que la va a escuchar como a una amiga.
—No muy bien. Estoy en un piso de la calle Banys Nous. En la habitación de al lado hay un hombre muerto.
—¿Qué ha pasado? —pregunta Ibáñez preocupado.
Laura se lo explica todo.
—Laura, escúchame bien —le dice Ibáñez—. Tenéis que salir del piso. Dejadlo todo como está y salid deprisa. Puede ser muy peligroso. Esperadme en «El Portalón». ¿Sabes dónde está?
—Sí, claro. Aquí al lado.
—Yo voy enseguida. Y mucho cuidado, Laura...
Laura mira a Ana que está a su lado.
—Tenemos que irnos deprisa —dice.
La vieja se ha marchado del cuarto de estar. Sólo queda el hombre muerto en el suelo lleno de sangre. Ana se para un momento y lo mira. Luego sigue a Laura que ya está en la puerta. Bajan la escalera muy rápido.
En «El Portalón», Laura mira a los pocos clientes. No hay ningún hombre alto con gafas ni ninguno con bigote.
—Voy a llamar por teléfono —dice.
—Vale, te espero aquí —contesta Ana.
Ana parece triste y cansada. Se sienta en una mesa. Laura coge el teléfono y marca el número de Enric.
—¿Sí? —le contesta una voz.
—¿Enric?
—¡Hola, Laura!
—Enric, te he llamado antes.
—Sí, ya lo sé. ¿Dónde estás?
—Por favor, Enric, ¿puedes venir enseguida?
—¿Qué pasa, Laura?
—Luego te lo explico. Estoy en «El Portalón».
—En media hora llego. Un beso.
—¿Enric?
—¿Sí?
—Hoy he conocido a una chica estupenda. Creo que vamos a ser muy amigas.
Cuando se sienta al lado de Ana, ésta la mira sin decir nada. Sonríe tristemente.

 

Fuente: CV.Cervantes.es

 

5 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Wir freuen uns, wenn Sie unsere Arbeit durch eine Spende unterstützen... 

Si te ha gustado nuestro trabajo y quieres apoyarnos con un donativo...

Ab 1,00 Euro !!!! 

          

MUCHAS GRACIAS!!

Empfohlene Lesungen

Nachrichten und Kultur aus Spanien        
 

         
     

EasySpanisch

Igsldorfer Str. 8
84104 Rudelzhausen
Tel: +49 (0)17693782275
E-mail: info@easyspanisch.de

 

Don't have an account yet? Register Now!

Sign in to your account